Archivos de Don Francisco I. Madero
¿Qué te pareció esta información?
ImprimirImprimir Reducir fuente Tamaño original de fuente Aumentar tamaño Bookmark and Share

Archivo de Don Francisco I. Madero
Epistolario, Tomo I

 

A juzgar por muchos de sus escritos, en especial las cartas y los apuntes autobiográficos, Francisco I. Madero tenía el hábito de observar su propia conducta, meditar sobre el resultado de sus acciones y la naturaleza de los pensamientos e intenciones que pudieron ocasionarlas. De hecho, entre sus modos de valorar la importancia de la escritura contaba el de utilizarla para fijar con claridad sus pensamientos y, en consecuencia, dirigir su atención exclusiva a los aspectos considerados fundamentales. Hacía bien, sin duda, y gracias a su férrea disciplina y constancia como redactor podemos apreciar en sus líneas los productos de un discernimiento bien entrenado, por lo menos en lo elemental, a propósito de una variedad temática.
Los contenidos de este tomo están pletóricos de declaraciones, referencias, explicaciones, comentarios y alusiones que ya han sido utilizadas más de una vez por los biógrafos de Francisco I. Madero, de su familia y su ascendencia, así como por los historiadores de la Revolución Mexicana. Una cantidad enorme, sin embargo, permanece todavía sin aprovechar; el hecho es fácil de entender, pues las perspectivas adoptadas hasta hoy para incursionar en el maderismo han sido relativamente pocas, y aún son ésas en las que se sitúan una y otra vez los especialistas por diversas razones, típicamente académicas. En todo caso, una lectura abarcadora de esta parte inicial del Epistolario, realizada con imaginación analítica y verdadera disposición a formular hipótesis de largo y renovado alcance, dará seguramente lugar a interpretaciones desusadas, capaces de develar insospechadas relaciones entre la vida y carrera de Madero y el entorno en que le tocó vivir.

Roberto R. Narváez
Enero de 2021

 

Archivo de Don Francisco I. Madero
Epistolario, Tomo II

 

A juzgar por muchos de sus escritos, en especial las cartas y los apuntes autobiográficos, Francisco I. Madero tenía el hábito de observar su propia conducta, meditar sobre el resultado de sus acciones y la naturaleza de los pensamientos e intenciones que pudieron ocasionarlas. De hecho, entre sus modos de valorar la importancia de la escritura contaba el de utilizarla para fijar con claridad sus pensamientos y, en consecuencia, dirigir su atención exclusiva a los aspectos considerados fundamentales. Hacía bien, sin duda, y gracias a su férrea disciplina y constancia como redactor podemos apreciar en sus líneas los productos de un discernimiento bien entrenado, por lo menos en lo elemental, a propósito de una variedad temática.
Los contenidos de este tomo están pletóricos de declaraciones, referencias, explicaciones, comentarios y alusiones que ya han sido utilizadas más de una vez por los biógrafos de Francisco I. Madero, de su familia y su ascendencia, así como por los historiadores de la Revolución Mexicana. Una cantidad enorme, sin embargo, permanece todavía sin aprovechar; el hecho es fácil de entender, pues las perspectivas adoptadas hasta hoy para incursionar en el maderismo han sido relativamente pocas, y aún son ésas en las que se sitúan una y otra vez los especialistas por diversas razones, típicamente académicas. En todo caso, una lectura abarcadora de esta parte inicial del Epistolario, realizada con imaginación analítica y verdadera disposición a formular hipótesis de largo y renovado alcance, dará seguramente lugar a interpretaciones desusadas, capaces de develar insospechadas relaciones entre la vida y carrera de Madero y el entorno en que le tocó vivir.

Roberto R. Narváez
Enero de 2021

 

Última modificación:
24/07/2021 01:26:50 AM 01:26:50 por Administrador INEHRM


INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LAS REVOLUCIONES DE MÉXICO
ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2014
-POLÍTICAS DE PRIVACIDAD-
Francisco I. Madero No 1, Col. San Ángel,
Alcaldia Álvaro Obregón, C.P. 01000, Ciudad de México
Comentarios INEHRM